Blogia
Cierzo y Niebla

¡Ya está bien!

Estamos viendo en países como Túnez, Egipto, Yemen e incluso Libia e Irán como la gente sale a la calle con éste y otros gritos parecidos, hartos de soportar gobiernos autocráticos que los han mantenido durante décadas reprimidos y oprimidos.

Parecía imposible que estos hechos pudieran ocurrir en estos países, pero finalmente las gentes se ha levantado contra sus gobiernos pidiendo  ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre su futuro.

En nuestro país llevamos algunas décadas de democracia en las que supuestamente hemos opinado y decidido sobre nuestro futuro, más bien creo las élites de políticos profesionales y financieros sin escrúpulos que hemos tenido que sufrir han hecho y deshecho a su antojo.

Estamos cansados de oír todos los días casos de corrupción en el seno de cualquier partido político que gobierne, estamos cansados de oír la facilidad con que se gasta el dinero público sin nadie que ponga freno.

Sobre esto último quiero poner dos ejemplos: en la Diputación Provincial de Teruel hay un presidente y tres vicepresidentes, pues bien, los cuatro tienen coche oficial con su correspondiente chofer (uno de ellos colocado por una vicepresidenta, su propio hermano); un pleno de la Comarca del Bajo Aragón cuesta entre sueldos y dietas más de 7000 euros, etc...

Son sólo dos ejemplos de lo que se hace con dinero público gestionado por personas sin escrúpulos que creen tener derecho a todo.

YA ESTA BIEN, se acercan las elecciones municipales y autonómicas y creo que debemos votar de una vez por todas a las personas, olvidándonos de los partidos políticos que representan.  Esto es difícil en el caso de las autonómicas, sin embargo en las municipales todos conocemos a las personas que forman parte de las listas electorales, trabajamos y convivimos con ellos.

Personalmente no pienso votar a aquellas personas que dicen querer “vivir de la política” en nuestro pueblo, ni aquellas que anteponen sus intereses personales y profesionales al interés público, espero que acertemos y podamos ser todos un poco más libres.

 

MANOLO EL PITO

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Cierzoyniebla -

Sigue de baja. A los plenos acude algún secreario de ayuntamientos de la zona.

tun -

me han comentado que la secretaria hace un mes que está de baja, es verdad?

alguien sabe si ha entrado una persona para hacer sustituciones de personal?

tun -

para empezar, si el poder no tiene nadie que le controle se pierde la democracia y para muestra nuestro Ayto y la oposición.

Luis -

Los levantamientos populares de Túnez y Egipto para derribar a sus gobiernos, podemos verlos como el ejercicio violento de una democracia directa, sin intermediarios.

La democracia, como gobierno del pueblo, no existe ni ha existido nunca. La muchedumbre solo es capaz de esporádicos impulsos violentos para derrocar aquellas tiranías que duran demasiado.

La idea de democracia, más que poder del pueblo, lo que significa en la actualidad es un procedimiento más o menos ingenioso o sofisticado, que permita el cambio de gobernantes sin recurrir a la violencia.

Las elecciones periódicas para revalidar unos gobernantes o sustituirlos por otros, parece, en principio, un buen procedimiento, aunque en la realidad no resulta tan fácil, pues entre gobernantes y gobernados se interponen los partidos políticos como piezas esenciales, por lo que, aunque sigamos hablando de democracia, lo que tenemos es una partidocracia en la que sus dirigentes buscan el poder a través de la propaganda, el control de los medios de comunicación, las redes clientelares, la exclusión de los adversarios, los pactos poselectorales y cualquier otro medio utilizable.

Si todos los partidos buscan el poder, podemos preguntarnos: para qué quieren ese poder y qué uso hacen del mismo cuando lo obtienen. Para unos es una meta satisfactoria en la que gozar de mando y privilegio, para otros es el camino para transformar la sociedad según sus proyectos doctrinarios.

Pero lo que la sociedad necesita son gobiernos que administren con economía y con transparencia, impulsen el suficiente desarrollo, velen por las necesidades comunes y ejerzan el poder solo en el grado necesario para garantizar a todos los ciudadanos una convivencia en libertad.

Ponerse al frente de una nación, de una comunidad autónoma o de un ayuntamiento, tendría que ser un compromiso de servicio a todos y no una ocasión para imponerse a los demás, para ganar dinero o influencia, para favorecer a los suyos y perjudicar a los contrarios.

Seguramente habrá políticos que tratan de servir a la sociedad que han de gobernar, pero no es eso lo que perciben los ciudadanos, hasta el punto de señalar a la casta política como un problema.

Nuestro sistema de listas electorales cerradas y bloqueadas, decididas por las cúpulas de los partidos, no facilita el conocimiento previo de la capacidad y honradez de los candidatos que vamos a votar. Tampoco somos capaces de un juicio crítico de la actuación del partido mismo y de las diferencias que pueda haber entre ellos. Mucha gente vota siempre al mismo partido, haga lo que haga, con una mentalidad de aficionado al futbol, “viva el Betis aunque pierda”.

Después de una larga temporada de votantes y simpatizantes de un partido, es difícil votar a otro. Más aún cuando cada votante va interiorizando el mensaje de que los contrarios son peores.

Tendríamos que examinar, sin apasionamiento, lo que ha hecho cada partido en donde gobierna o donde es oposición, sin dejarnos engatusar por lo que dicen en su propaganda. Ver si han facilitado el control de sus actos o lo han impedido, si han respetado nuestra libertad, nuestros valores, nuestros derechos.

En esto de nuestros derechos y libertades, hay que ser sumamente exigentes, ya que nos son inherentes y no los tenemos por concesión graciosa de ningún gobernante. Pero si es radicalmente falso que nos puedan “ampliar o conceder nuevos derechos”, es bastante fácil que traten de imponernos sus particulares visiones del mundo y sus valores y reduzcan a la nada nuestros derechos.

Sustituir un gobierno sin violencia, a través de elecciones libres es deseable, pero tenemos unos intermediarios –los partidos─ a los que hay que juzgar atentamente.

tun -

Esther, los sueldos de prenavisa no los pago yo, pero los del ayto si.

paco -

no es lógico estar pagando sueldos por pagarlos, como la chica que coge el telf o el segundo alcalde, que es un pueblo de 2000 habitantes no de 200 mil y lo mismo las empresas, no estamos en tiempos de caridad cristiana.

Esther -

Tambien sobra gente en Prenavisa y que?

tun -

es más, me atrevo a decir que sobra personal en el ayto y sobre todo en la comarca del Bajo Martin.

Pedro -

Ojo que bueno el eshijar, si el PP prefiere asfaltar la calle sin nombre, esto se lo publican, si abrimos deprisa y corriendo el tanatorio, estos la montan con dos fotos que rompen aquel proyecto del hijar de las 3 culturas, si... Todo lo que hacen lo hacen a propósito... pobrecicos, en la plaza de la parroquia se nos hunde la calle, en la calle alta virgen tambien, el reportero del PP no nos fotografía nuestra calle, os diría de todo pero me callo, a yo no votaré al PP, ni tampoco Manolo a Democracia Nacional, que según dice y se comenta los antiguos PPs vais ha presentar este partido, donde está la casa de la cultura, estrellada...
Lo siento pero tengo rabia a que sectarios como eshijar amargen mi existencia con su publicidad barata.

LUIS -

Cuanta razón tienes Manolo, no hace falta irnos a las diputaciones ni a las comarcas, en Hijar aunque no lo digas se que lo piensas, 2 alcaldes, 2 sueldos, 2 gastos, 2...cargas.
Si saliera alguien que dijera que no quiere la exclusividad y obviamente no tuviera un sueldo por ejercer como alcalde, sino que lo hiciera como "jovi". Creo que tendría algún voto más de la cuenta, el mío por supuesto que sí.

Román -

Añadiendo a lo que dice Manolo, el tema de los políticos es sólo la punta del iceberg.
Existe un gran deficit en el reparto de la riqueza en este país y voy a dejar unos cuantos datos que daba Ignacio Escolar en su blog:

Uno. España es el país de Europa con más paro: el 20,2% de la población activa, el doble de la media de la UE. Es una anormalidad absoluta dentro del primer mundo. Es una tasa de desempleo similar a la de Mozambique (21%), Sudán (19%) o Iraq (19%).

Dos. Antes de que llegase la crisis, España era el país con mayor porcentaje de contratos temporales de toda la UE; al igual que el actual paro, la temporalidad también doblaba la media europea.

Tres. España es el país con más billetes de 500 euros de toda la UE: uno de cada cuatro está aquí. El 65% del dinero que circula en España está en billetes de 500. Las cifras apenas han bajado tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y aún suman 52.244 millones de euros. Un altísimo porcentaje de este dinero no se declara y deja al año un fraude fiscal de unos 16.000 millones. Somos medalla de bronce en economía sumergida de toda la UE con una tasa cercana al 20% del PIB; sólo nos ganan Italia y Grecia.

Cuatro. Los altos directivos españoles son los mejores pagados de Europa. En 2009, en el peor año de la crisis, sus sueldos crecieron un 15%: los altos cargos de las empresa del Ibex 35 ganaron un millón de euros de media. Un jefazo de Telefónica cobra igual que 103,5 de sus trabajadores juntos.

Cinco. El salario medio en España es de 21.500 euros brutos anuales: la mitad que en Alemania, Holanda o Reino Unido. Es una media engañosa: el 63% de los españoles es mileurista o algo peor. España es uno de los países de la UE-15 con mayor desigualdad económica, sólo por detrás de Portugal. La tasa de pobreza es del 20,8%, también de las más altas de la UE.

Seis. España es el único país de entre los 30 más prósperos del mundo cuyo salario medio real no creció en los años buenos. Entre 1995 y 2005, el salario medio real de los españoles perdió un 4% de poder adquisitivo; entre 1999 y 2006, los beneficios empresariales crecieron un 73%.

Siete. España es el único lugar conocido donde los autónomos y pequeños y medianos empresarios que pagan por módulos declaran, de media, menos ingresos anuales que los trabajadores y los pensionistas.


Está claro que el tema de los coches oficiales es una nimiedad comparado con esta realidad.
Ahora bien, ¿qué hemos hecho por cambiar esto? ¿qué queremos para el futuro?

Detrás de Tunez, Libia, Egipto, Yemen, etc. En un pequeño país al norte de Europa llamado Islandia se está produciendo una "revolución" silenciosa. Islandia quebró, pero su población se niega a pagar la deuda y han condenado a los responsables de la quiebra. Incluso algunos financieros huidos están perseguidos por la Interpol. Su gobierno tuvo que dimitir.
Se está realizando una nueva Constitución en la que cualquier ciudadano con unas cuantas firmas (ojo cualquier ciudadano, no un candidato de un partido) puede ser elegido como ponente para la Constitución.
Esta revolución no sale en los telediarios, ni en los periódicos, ¿por qué será?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres