Blogia
Cierzo y Niebla

Miedo a la democracia

Una de las asignaturas pendientes en nuestra joven democracia es la democratización interna de los partidos políticos. Esto es de dominio común. Lo que no deja de de ser contradictorio es que los dirigentes políticos nos obsequien continuamente a los ciudadanos con las excelencias del sistema democrático, y sean ellos precisamente los que menos la pongan en práctica en sus propios partidos. Circunstancia gravísima, si tenemos en cuenta que nuestra Constitución proclama con claridad meridiana en su artículo 6º “que los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la Ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”. Por ende, el debate interno y la participación de sus militantes en la toma de decisiones democráticas en el seno de los partidos es una exigencia constitucional. De la misma manera lo señalan categóricamente los estatutos de los diferentes partidos. Mas, esto es papel mojado, que se incumple de una manera sistemática por el aparato de los partidos, pues son sus dirigentes, quienes toman las decisiones marginando a las bases, a las que únicamente recurren para llenar los pabellones deportivos cuando llega un destacado dirigente del partido en las diferentes campañas electorales.  En la capital de Aragón y en otras muchas ciudades aragonesas existen muchas asociaciones de algunos partidos que no se reúnen nunca, con la única excepción de aprobar las listas electorales. El aparato (en manos de unos pocos, que permanecen largos periodos de tiempo, sin saber cómo ni por qué, ni cuáles son los méritos contraídos), la excesiva burocracia interna, la pugna por el poder en el seno del partido, y el culto a la alabanza y la sumisión, son absolutamente incompatibles con la opinión, la saludable discrepancia y el debate transparente. Por ello, la renovación de ideas y personas es imposible en los partidos políticos si su funcionamiento interno no es democrático. Y no lo es porque sus dirigentes tienen auténtico pavor a la “democracia”, es decir, al debate de ideas, a permitir las discrepancias, a que el voto sea "libre, igual, directo y secreto" en todas sus elecciones de cargos directivos y de candidatos. La elección no se hace por el mérito ni por los valores éticos del candidato, sino por la sumisión y la obediencia absoluta a los de arriba. Sorprende la pasividad y la indiferencia de muchos de sus militantes ante esta circunstancia. También es cierto que muchos de ellos en los pasillos de los diferentes congresos se muestran muy críticos con los dirigentes, aunque luego cuando entran al salón  a votar se muestran sumisos y obedientes a las consignas que vienen emanadas desde arriba. Lo que estoy diciendo es lo que todo el mundo piensa y nadie se atreve a decirlo. Lamentablemente esta es la deriva por la que caminan todos los partidos políticos, en las que no se admite crítica alguna, y si alguien tiene la osadía de discrepar, se arriesga a ser marginado o a ser acusado de torpedear el partido. Al aplicarse medidas disciplinarias a las corrientes internas no alineadas con el discurso de la dirección, se margina a los librepensadores. En fechas recientes hemos podido constatar esta circunstancia en un partido político en nuestra provincia, ya que una lista propuesta con aplastante mayoría por el comité local y posteriormente confirmada por los militantes en una asamblea que pudo expresarse libremente, va a ser suplantada por otra, la del aparato. Todavía más, el comité local de ese partido que tuvo la osadía de presentar una lista contraria a la oficial, va a ser destituido fulminantemente por la ejecutiva provincial. Realmente alucinante. Por ello, los dirigentes de los partidos políticos no deben extrañarse de que cada vez la ciudadanía esté cada vez más lejana de la clase política y, por tanto, de la política. De ello, deberían ser conscientes, mas tengo la impresión que tampoco les preocupa demasiado, mientras ellos tengan asegurado un puesto en las próximas elecciones.

 Recientemente estaba explicando en clase a mis alumnos de 2º de bachillerato el régimen político de la Restauración(1876-1931), diseñado por Cánovas del Castillo. Tuve que referirme a la Constitución de 1876, al turnismo de los 2  partidos políticos, el conservador y el liberal. Señale que la auténtica Constitución era como señalaba el gran Joaquín Costa, la oligarquía y el caciquismo. Como colofón, del libro España en sus ocasiones perdidas y la Democracia mejorable, del catedrático Manuel Rámirez cite unas palabras de Ortega y Gasset, de uno de sus más famosos discursos: “La España oficial consiste, pues, en una especie de partidos fantasmas que defienden los fantasmas de unas ideas y que, apoyados por las sombras de unos periódicos, hacen marchar unos Ministerios de alucinación». También me parecieron muy oportunas las palabras de Salvador de Madariaga: “Al pintarla como de alucinación, Ortega la ennoblecía. Fue una era de tramoya y bastidores, de máscaras y barbas postizas, de teatro en sí, además de ser teatral; una época que pretendía ser lo que no era y simulaba creer lo que decía, a sabiendas de que no era lo que aparentaba ser ni creía en lo que decía”.

Al terminar mi exposición, uno de mis alumnos más despierto me hizo la siguiente pregunta: ¿Hay alguna diferencia con el sistema político actual? No pude emitir respuesta alguna, aunque pude sentirme plenamente satisfecho, porque pude comprobar que lo que estaba enseñando había servido para algo.

 

Cándido Marquesán Millán. José Ramón Villanueva

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

tun -

y ahora que les pasa a los socialistas? no quiere sacar nadie la cabeza? alguno se preguntará porqué?

candido marquesan millan -

Para Junco: obviamente la situación ha cambiado mucho en 100 años. la comparación que hago es en relación al funcionamiento de los partidos políticos, que siguen imperando los caciques, entendiendo por ello a aquellas personas que controlan la situación. ¿Sabes quien controla el partido socialista en Teruel? Pienas un poco y lo acertarás. ¿Quien controla el PP en Aragón? Luisa fernanda. Y no rechista nadie y todos amen amen, como ocurría hace 100 años. La cita de Ortega no me parece que este tan desactualizada para el momento actual. L´´ela con detenimiento y verás que no es tan complicado aplicarla al moemento actual. Un saludo

tun -

luego los políticos se quejan de que nadie quiere participar, que hacer las listas electorales es una odisea, menudo morro. Aqui solo se quejan cuando el que está en el poder se retira y quiere poner a otro, mientras tanto que no le moleste nadie .... mirar lo que está pasando en nuestro culo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

JUNCO -

No creo que el problema sea el miedo a la democarcia, lo malo es la indiferencia ante la degradación de la democarcia que impide temer a la democracia y a la dictadura.

La democarcia hay que defenderla y llenarla de contenido todos los días, lo que implica un compromiso crítico por parte de los ciudadanos. Los partidos, en general, se conforman con el voto, es lo que da poder. Hay que reconocer que el compromiso crítico (económico, écológico...) también les parece muy bien, pero lejos de su ámbito de influencia, en la Amazonia por ejemplo.

En cuanto al "gran Joaquín Costa", en su extensa y lúcida obra, también hay alguna -¿tonteria? ¿gansada? ¿barbaridad?-. Habla de la raza española que no es de las peores, pero no es tan buena como la raza Aria, y de lo bien que irían cruces para mejorar ciertas razas. Es inevitable que quién mucho escribe o habla se equivoque en alguna ocasión, y tampoco llega al nivel Sabino Arana.

En cuanto a las diferencias con el régimen de la Restauración, vigente hace un siglo, las diferencia son apabullantes, el derecho al voto de las mujeres ni se planteaba; el ideal de Costa era "DESPENSA Y ESCUELA", hoy la salud de los españoles se resiente por la sobrealimentación, entre la escuela actual y la de hace 100 años no hay comparación posible.

Y los españoles humildes que morían en las guerras de Cuba o de Marruecos...

Vivimos muchísimo mejor de lo que vivieron nuestros abuelos. ¡ojalá dentro de dos generaciones puedan decir lo mismo!

Pascual -

No hay ideas, hay poder con lo que ello conlleva, y lo demas son monsergas.
Hay muchas personas que han hecho de la politica su forma de vida, y bastante buena por cierto, y eso no se puede dejar asi como asi una vez descubierto el filon. ¿Quien son esos pelagatos de abajo, esos idealistas para votar y decidir que nos vayamos?
Tenemos en Aragon dos casos de democracia interna en los paridos con las Señoras Rudi y Almunia, que se fueron a la villa y corte, y lo justo seria que "el que se fue a Sevilla perdio su silla", pues no, han vuelto y son las jefas las dueñas de sus respectivas burras, y como la jota, y el que diga otra cosa pues... abajo.
Eso se ve, se toma como ejemplo y se lleva a la practica, resultado... lo que hay, democracia y votantes por el arco del triunfo.

tun -

triste pero real, criticamos al PAR por su gobernación caciquil pero en este caso de Alcañiz ha recordado a tiempos pasados. menuda patada en los cojones a la democracia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres